logos de redes sociales

¿Qué pueden enseñarnos Facebook, Twitter y Snapchat sobre el diseño de logotipos? Logos de redes sociales son complejos.. Cuando cientos de millones de personas utilizan tu aplicación cada día, existe el riesgo de que si no les gusta, cabrees a una masa de gente, como hemos visto esta semana con el cambio de marca de Snapchat. ¿Qué impulsa estos cambios, qué éxito han tenido y qué nos dicen sobre el arte del diseño de logotipos y las últimas tendencias en este campo?

logos de redes sociales

Empezaremos con Facebook como ejemplo de cómo hacerlo bien.

La llamativa tonalidad se eligió porque sufre una forma de daltonismo llamada deuteranopía, lo que significa que el azul es el único color que puede distinguir fácilmente.

La versión de 2015, respaldada por el equipo interno de Facebook y Eric Olsen, incluyó sutiles pero importantes retoques para que el logotipo tuviera un aspecto más amigable y actual, incluyendo el cambio a una letra “a” sólida y un tallo en la letra “b”.

En resumen, en lo que respecta a los logotipos, Facebook lo hizo todo bien. Al principio, contrató a profesionales y confió en que harían un buen trabajo. Después, durante diez años, se abstuvo de realizar cambios y sólo hizo pequeños ajustes, también en colaboración con profesionales.

Como resultado, Facebook ha conseguido crecer hasta convertirse en un gigante global que ahora cubre todo el mundo, manteniendo una coherencia de diseño casi total.

 Twitter

En comparación con Facebook, Twitter tiene un enfoque mucho más matizado del diseño del logotipo. Quizá esto refleje la falta de una visión empresarial clara para la plataforma. (Aunque Twitter existe desde 2006, no obtuvo beneficios hasta 2018 y desde entonces ha comenzado a ver un alarmante descenso de usuarios).

El logotipo original de Twitter, mostrado arriba, fue obra de la diseñadora gráfica sueca Linda Gavin, que tuvo un día para desarrollar el diseño. El nombre de la empresa estaba escrito con letras divertidas e infantiles que evocaban la idea de amabilidad e inclusión.

El segundo logotipo de 2006, mostrado arriba, fue el debut del conocido icono del pájaro. Le siguieron otras variaciones del citado pájaro, lanzadas en 2006, 2007, 2009 y 2012, incluyendo una dibujada por el cofundador de la empresa Biz Stone.

Cada uno tenía un tono de azul similar, pero cada uno era completamente diferente. Como resultado, las cosas empezaron a ser un poco confusas y turbias, porque cada vez que ves un enlace de Twitter en el sitio web de alguien, no sabes cuál era, o si el propietario del sitio acaba de dibujar una versión completamente personalizada.  Entonces, ¿en qué demonios estaba pensando Twitter cuando anunció una nueva versión del prototipo a principios de este año con un simple cuadrado azul como nuevo “logotipo”?

La lección: el primer paso, y el más importante, para diseñar un logotipo de éxito es comprender los principales objetivos de su empresa y las estrategias para alcanzarlos. A la inversa, una identidad visual que está por todas partes sugiere que quizás sus fundamentos también lo estén.

Instagram

En términos de entusiasmo de los usuarios, alcance global y rentabilidad, Instagram ha sido una plataforma de medios sociales de éxito durante décadas. Y su sentido de claridad y propósito se refleja claramente en la cuidadosa evolución del diseño de su logotipo.

El primer logotipo de Instagram se creó en 2010 y era una marca denominativa que pasó por varias iteraciones a lo largo de los años. Pero para una plataforma que siempre se ha centrado en los smartphones, era el icono más importante para la identidad de la marca.

Medium

Para ver el contraste con la evolución natural y a menudo desapercibida del logotipo de YouTube, basta con ver los incómodos pasos de ida y vuelta que ha dado Medium.

Medium fue fundada en 2012 por Evan Williams, antiguo cofundador de Blogger y Twitter. Al principio lo vio como una forma de publicar textos y documentos más largos que el máximo de 140 caracteres de Twitter (actualmente 280 caracteres).

En el momento del lanzamiento, el logotipo se basaba en una letra M con serifa monocromática que utilizaba el tipo de letra Stag.

“Nos funcionó durante los primeros años, pero a medida que Medium crecía y evolucionaba, el logotipo empezó a parecer plano, poco interesante, soso y sin gracia”. – explica. “Tampoco es particularmente distintivo. En resumen, nuestra M ya no reflejaba ni expresaba lo que Medium había llegado a ser”.

El color menta -que se asocia más a las aplicaciones financieras que a otra cosa- era confuso. Las imágenes de papel plegado parecían incómodas y poco prácticas. La clara conexión visual con la escritura desapareció. Incluso el interletraje era cuestionable.